Tenía un fin económico puro y duro. Así relata Rocío Carrasco las intenciones de Antonio David para quedarse con la custodia de su hijo. “Pidió de forma explícita pide 4600 euros para los niños, pero hubo una vista y no acreditó ninguno de los gastos reclamados”, afirma la hija de Rocío Jurado en el último capítulo de su documental. Dolida y muy afectada, Rocío se refiere a la pérdida de su hijo por primera vez.

Artículo relacionado

“Yo no fui al médico y a psiquiatra antes del 2011 porque yo tenía miedo que usara eso en mi contra y a su favor y en la custodia de los niños”. Rocío Carrasco narra, de nuevo, las maniobras de Antonio David para sacar todo lo posible de su expareja. “No me equivocaba”. La hija de Rocío Jurado explica, en el último capítulo del documental, cómo Antonio David volvió a pedir una modificación de las medidas de la custodia compartida por un fin que poco tendría que ver con sus hijos.

“Lo que hace es utilizar que yo estoy mal psicológicamente, usan mis informes privados de los que ellos tienen conocimiento por los demás procedimientos para decir la madre está fatal y que se venga el niño también”. Tal y como explica, Antonio David aseguraba que Rocío Carrasco no había realizado ninguna actuación tendente a recuperar el contacto con su hija. “Otra mentira porque durante la libertad vigilada de Rocío estuve en contacto con el equipo y también estaba en contacto con el colegio”, apunta Rocío.

Él me quería quitar al niño porque tiene un fin económico puro y duro, en esa modificación de medidas pidió de forma explícita pide 4600 euros para los niños, pero hubo una vista y no acreditó ninguno de los gastos reclamados”. Un nuevo varapalo que no logró llevar a cabo.