María Teresa Campos ha tenido visita este jueves. Después de pasar unas tranquilas vacaciones en Málaga, la matriarca de las Campos ha organizado un feliz almuerzo en su acogedora y fantástica casa de Aravaca. Mientras su hija Terelu Campos cumplía con sus obligaciones al frente de 'Sálvame', María Teresa Campos se ha convertido en la perfecta anfitriona de unos invitados de excepción. Rocío Carrasco, acompañada de Fidel Albiac, han ido a visitar a la veterana periodista, a la que considera una segunda madre. La reunión, a la que tampoco ha faltado Belén Rodríguez, no ha podido ser más especial, pues además se ha convertido en el escenario del encuentro de Kiko Hernández y Alejandra Rubio después de que la joven colaboradora se mostrara muy crítica en 'Viernes Deluxe' con la actitud que el tertuliano ha exhibido en más de una ocasión hacia su familia, especialmente, hacia su tía, Carmen Borrego y su madre. Si bien las hermanas Campos, que han demostrado no quedarse con rencores del pasado, ya han hecho las paces con su compañero de programa, Alejandra Rubio ha mostrado más resistencias a olvidar.

Artículo recomendado

El pozo, el secreto por el que Rocío Carrasco rompe definitivamente todo vínculo con Amador y Gloria Mohedano

El pozo, el secreto por el que Rocío Carrasco rompe definitivamente todo vínculo con Amador y Gloria Mohedano

Seguro que las horas que han pasado juntos les han sabido a poco a María Teresa y a sus invitados, que tan pendientes están de ella. Después de este agradable reencuentro con sabor a final de verano, Rocío Carrasco, Fidel Albiac y Kiko Hernández han salido juntos de la vivienda, y la hija de la más grande, con una amplia sonrisa en su rostro y bromeando con los reporteros, ha dado pequeños detalles de cómo ha transcurrido. Por su parte, Alejandra Rubio, que ha asistido con su novio Carlos Agüera, ha abandonado el lugar en su propio vehículo. ¡DALE AL PLAY!