Raquel del Rosario ha compartido en Instagram unas palabras de lo más emotivas. La cantante, con motivo del Día de la Concienciación sobre el Autismo, ha escrito una carta dedicada a su hijo Leo. La artista es mamá de dos niños, Leo y Mael, y el pasado mes de septiembre contó que el mayor sufre autismo. El pequeño tiene cinco años y tal y como ella relató en su blog, supo que “era diferente desde que tenía dos años y no pronunció palabra hasta que cumplió los cuatro”. Cuando le diagnosticaron autismo, lo que sintió Raquel fue sensación de alivio al saber que iba a trabajar con gente especializada. Desde entonces la cantante de El sueño de Morfeo está muy comprometida con este tipo de trastornos, de ahí que hoy haya tenido unas palabras conmovedoras.

Artículo relacionado

Raquel ha compartido dos bonitas imágenes en las que aparece su hijo mayor, una tomada por ella y otra por su marido Pedro Castro. Lo primero que ha hecho la cantantees mostrarse esperanzada con que la situación actual que está viviendo el mundo sirva para que las personas empaticen y ya no haya necesidad de celebrar días de concienciación sobre ninguna cuestión. Y ha aprovechado la ocasión para hacer un llamamiento a la aceptación y la integración de las personas que tienen algún tipo de trastorno como el de su hijo.

Hoy, 2 de abril, se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. En este momento histórico que estamos viviendo, y que supondrá un antes y un después en la conciencia colectiva, tengo la esperanza de que, poco a poco, esta nueva versión del ser humano que se está forjando, ya no tenga la necesidad de celebrar días de concienciación de nada. Que logremos por fin aceptar e integrar al otro, sea quien sea, con sus capacidades y necesidades. Sin tener que recurrir a distintivos, campañas ni gritos de guerra, porque ya nadie nos señala o ignora. Porque todos tenemos un lugar. En las tribus de nativos americanos, las personas con capacidades diferentes se consideraban un regalo del Gran Espíritu y cada uno ocupaba un rol dentro del clan. Cada ser era un regalo, una necesidad para la tribu, por eso llegaba a la tierra, y nadie se planteaba lo contrario. Esta semana, Leo me dijo que quería irse a “La casa de arriba”, señalando al cielo. Sé que para él, encajar en este mundo es todo un reto muchas veces, pero sé que su presencia, como la de tantos otros es un recordatorio, un llamamiento de las voces antiguas para que volvamos a ser una Gran Tribu. La barreras y diferencias las hemos creado nosotros. Feliz 2 de Abril, un día más, un regalo más. ❤️ IN LAK’ECH (yo soy otro tú) HALA KEN (tú eres otro yo) Foto 1: papi, Foto 2: mami.

Una publicación compartida de Raquel Del Rosario (@raqueldelrosario) el

Después de hacer este llamamiento, ha desvelado uno de los momentos más difíciles que ha vivido junto a su hijo esta semana. “Leo me dijo que quería irse a ‘La casa de arriba’ señalando al cielo”, ha relatado Raquel en esta carta con la que hace reflexionar. Sobre cómo lleva su hijo la situación ha asegurado que “para él, encajar en este mundo es todo un reto muchas veces, pero sé que su presencia es un llamamiento para que volvamos a ser una Gran Tribu”. De esta forma ha contado que no todo es fácil, pero ella intenta verlo desde el lado más positivo. Desde el punto de vista de la canaria “las barreras y diferencias las hemos creado nosotros”, y en sus palabras se muestra esperanzada con que algún día estas barreras desaparezcan.

Unas barreras que tal y como contó hace unos meses provocan que a veces se sienta "desbordada, pidiendo perdón a dos de cada tres madres en el parque porque Leo no entiende de turnos, de que los juguetes tienen dueño. Soportando miradas y comentarios porque simplemente parece un niño maleducado que se frustra".