Mucho se ha hablado de la estricta seguridad y el protocolo que rodeó a la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos. Inquebrantables contratos de confidencialidad que eran firmados por los trabajadores y un compromiso absoluto por parte de los invitados, que accedieron a dejar sus teléfonos móviles, a esos a los que viven pegados, en consigna a la entrada de la macro celebración. Bueno, todos menos uno ¿quién se saltó la estricta norma de los novios?

Artículo relacionado

La visita de Santi Cazorla a El Hormiguero ha servido para que el futbolista y Pablo Motos desgranen algunos detalles de la boda, eso sí, previo permiso de los contrayentes. Uno de los mayores secretos que han compartido ha sido el nombre del invitado al que SÍ se le permitió estar en la cena y la fiesta con un teléfono, que no fue otro que Florentino Pérez, que estaba pendiente del primer partido de la final de la liga ACB que disputaba el Real Madrid y el FC Barcelona. Solo a él dejaron los novios, el resto se quedaron sin ‘cobertura’ durante las horas que aguantaron en el híper festival que organizaron. Una idea que fue celebrada por los invitados, pues “nos pudimos soltar”, ha dicho el futbolista del Villareal, una opinión que ha secundado Motos con un “volvimos a ser personas”.