Han pasado cinco días desde que se celebró la boda de Sergio ramos y Pilar Rubio y siguen llegando noticias de la que muchos han considerado la boda del año (eso sí, la de Belén Esteban está aún por llegar). Mucho se ha hablado del dress code y las medidas de seguridad, pero, según hemos podido saber a través de ‘Sálvame’ existía un acuerdo de confidencialidad que todos los trabajadores tuvieron que firmar.

Artículo relacionado

En este documento, al que ha tenido acceso el programa de Telecinco, se informaba a los trabajadores que no podría revelar ningún tipo de información (a menos que contaran con el consentimiento de Pilar Rubio y Sergio Ramos) y solo los novios tendrían la posibilidad de manejarla.

Este contrato tiene una vigencia indefinida, es decir, pase el tiempo que pase, los trabajadores no podrán contar nada de lo que pasó en la finca La Alegría en la que los Beckham lo dieron todo y cantaron Europe. Y si eso ocurriera tendrían que indemnizar a la pareja con una cifra que podría alcanzar los 100.000 euros.

Pero ahí no acabó todo. Según el testimonio de una trabajadora, el trato no fue el que esperaban. “Pagaron a 10 euros la hora. Dijeron cosas que luego no las cumplieron, como que nos iban a llevar en unos vehículos y nos tuvimos que buscar la vida”, cuenta.

“Comimos bocadillos fríos en una carpa y nos hicieron cambiarnos a hombres y a mujeres juntos”, se quejaba del trato. “Nos chillaron”, apostilla. “Cuando ya nos dieron algo de cenar eran las 3 de la mañana y eran las sobras de los invitados”, remató.