“Belén está un poco pochilla. Seguro que pronto se va a hacer justicia y te vas a recuperar y vas a estar muy bien”. Estas fueron las palabras de Carlota Corredera que encendieron todas las alarmas. La presentadora de 'Sálvame' quiso mandar un mensaje de ánimo a la colaboradora estrella del programa de Telecinco que, según sus palabras, no estaría pasando por su mejor momento.

Artículo relacionado

El juicio con Toño Sanchís tiene a Belén muy preocupada. Aunque salió de los juzgados tranquila y ella está segura de su verdad, lo cierto es que hay mucho en juego y que la tensión está pasando factura al estado de ánimo y de salud de la de San Blas.

Al parecer Belén habría acudido al médico para hacerse un chequeo completo y, dada su diabetes y que últimamente no consigue conciliar el sueño debido a los nervios que la situación le está provocando, los profesionales que le atendieron le dieron a la ex de Jesulín una baja laboral que, en principio, terminaría hoy.

La sentencia del enfrentamiento judicial entre Belén y Toño debería hacerse pública próximamente y, mientras tanto, ella está centrada en su familia y su pareja, que son su principal apoyo. Una de las últimas imágenes que la madrileña compartió con sus seguidores en Instagram da buena cuenta de ello: Belén aparece colocándole a su hija Andrea la banda de graduada con una cara en la que se refleja lo emocionada que la copresentadora está en ese momento.

Andrea, que está a punto de cumplir 18 años, ha terminado el colegio con unas notas estupendas de las que su madre no puede estar más orgullosa. Está previsto que la joven ponga rumbo a Reino Unido después de verano, donde hará la carrera universitaria que ha elegido a la vez que vive alejada de los medios de comunicación y la vida pública.