Si ha habido un homenaje al cine español y a una de sus figuras más impactante y sensible, ese ha sido el que ha venido a cargo de la periodista María Casado. La presentadora de La 1, que llegaba acompañada del estilista Manuel Zamorano, pisaba con fuerza la alfombra roja de los Premios Goya 2020 con un vestido que perteneció a nada menos que Sara Montiel.

María se ha convertido en una de las protagonistas de la 34 edición de los premios de la Academia de Cine con este giro inesperado. Inesperado, porque nadie podía anticipar su sensibilidad y el mensaje que ha lanzado a través de un estilismo histórico. Casado ha explicado que los hijos de Sara, Thais y Zeus Tous, le han cedido el vestido y sin ellos el 'momentazo' (su 'momentazo') no habría sido posible.

"Me queda como un guante", explicaba a los medios a pie de la alfombra roja. Y no se puede más que suscribir sus palabras, pues el vestido que una vez perteneció a la irrepetible intérprete de 'El último cuplé' se adaptaba a la perfección a su estilizada figura.

Se trata de un vestido joya confeccionado todo en 'paillettes' negros y con un delicado bordado blanco de tema flora en las mangas y los lados del cuerpo del diseño. "No hemos tenido que hacerle ningún retoque", contaba María, que estaba encantada y honrada de llevar una pieza tan especial y con tanta historia.

La presentadora ha optado por no sobrecargar su look con complementos. "No llevo nada, porque no hay mejor joya que este vestido", afirmaba emocionada.

Con un 'bob' despuntado y un maquillaje discreto, pero que focaliza toda la atención a sus ojos, María Casado iba perfecta para una noche tan especial y glamourosa como la de los Goya, que este año, en su 34 edición, se ha trasladado a Málaga.

María Casado y Manuel Zamorano
Gtres