Cuando María Teresa Campos decidió abrir las puertas de su casa a Bertín Osborne sabía que, al final, acabaría abriendo mucho más. La presentadora se entregó de lleno a la entrevista y se atrevió a hablar de uno de los temas sobre los que más le ha costado pronunciarse: la muerte de su ex marido y padre de sus hijas, José María Borrego.

Artículo relacionado

“Mis hijas han hablado del tema más recientemente, pero yo nunca lo he hecho, no por mí, sino por respeto a la familia de él que, no le gustaba que se hablara de eso”, explicaba la nacida en Tetuán. José María se quitó la vida, “decidió irse”, y este suceso ha sido una de las “cosas más tristes, desgraciadas y duras” de la vida de la comunicadora. “Cuando pasó, yo ya vivía en Madrid y no estábamos juntos… ‘me tocó la china’, pero, sobre todo, le tocó a mis hijas”.

Mientras, en la cocina, Carmen y Terelu hablaban del tema. “Ella tiene una vida muy bonita, pero bueno, también hay momentos tristes, momentos duros… como todas las familias”. La menor de las hermanas sacaba el tema, “hablará de papá (…) Mucha gente piensa que nos cuesta hablar de él, y a mí no me cuesta nada”. Terelu le daba la razón y aseguraba que ella tampoco tenía inconveniente, como ha hecho, por ejemplo en sus memorias, en hacerlo “siempre que no genere un morbo porque puede molestar a su familia”, Carmen la interrumpía entonces, “¡su familia somos nosotros!”, “me refiero a su hermano… creo que siempre que se hable con respeto se puede hacer”.

María Teresa y José María se conocieron trabajando en Radio Juventud, en Málaga, donde ella era locutora y él jefe de emisiones. Estuvieron casados más de una década. Se dieron el ‘sí, quiero’ cuando la presentadora tenía 23 años y se separaron cuando esta tenía 39.