Los polémicos privilegios de los que gozó Isabel Pantoja los dos años que pasó en la prisión de Alcalá de Guadaíra tras ser encontrada culpable de un delito de blanqueo de capitales en el 'caso Malaya' han vuelto a la actualidad, en medio de la guerra que mantiene con su hijo Kiko Rivera, y enrareciéndola más si cabe. Recientemente, Ángela Portero contaba que Isabel Pantoja, entre las concesiones que habría tenido en la cárcel, las más sorprendentes era que habría tenido a "una presa a su servicio".

Artículo relacionado

Ya en 2015, cuando Isabel Pantoja se encontraba cumpliendo condena, Lecturas indagó en su día a día en prisión. "La situación se ha hecho tan insostenible que finalmente el trato de favor que la dirección está teniendo con Pantoja ha hecho saltar las alarmas", relataban testigos de los hechos.

¿En qué consistía ese trato de favor que algunos funcionarios denunciaron entonces al sindicato de prisiones Acaip? Ángela Portero cuenta en La Razón que permitían que la familia de Isabel Pantoja le enviase "jamón, caña de lomo o gambones", que, cabe matizar, está prohibido. Asimismo, la tonadillera también habría gozado del 'derecho' a disfrutar del menú que más le apeteciera 'gracias' a que su compañera de celda tenía competencias en la cocina, y ha destapado que "ejerció" de jefa en el taller de costura, donde habría encargado "todo tipo de labores para su uso personal".

Artículo relacionado

En 2015, Lecturas publicaba que el personal del centro penitenciario se sentía "presionado" por esas actitudes de Isabel Pantoja, ante la que sentían un absoluto "desamparo laboral", alegando que "la vida regimentar de la prisión gira en torno" a la artista, y por ello se habían rebelado. Unos hechos que corroboró y denunció años después, en 2019, la mismísima Mayte Zaldívar, exmujer de Julián Muñoz, que también cumplió condena en la cárcel de Alcalá de Guadaíra. Al dar su opinión sobre el papel de Isabel Pantoja en 'Supervivientes 2019', Zaldívar estalló en las páginas de nuestra revista: "Ha tenido privilegios en prisión y en la isla". Y remató: "Primero, viene y arrea con mi marido; después, voy a la cárcel y ella también; el año pasado me voy a la isla... ¿y dónde está Isabel ahora? ¡En la isla! Siempre detrás". Una cuestión que debe estar revolviendo a Isabel Pantoja que acaba el año con muchos frentes abiertos.