Día clave para Isabel Pantoja que vuelve a sentarse en el banquillo de los acusados. La Fiscalía la acusa de un delito insolvencia punible, y hoy, 22 de marzo, la tonadillera debe declarar ante el juez. Este es su negro presente, pero ¿hay algo más de luz es su futuro? Belén Esteban parece tener las claves.

Artículo recomendado

Isabel Pantoja, en su semana crucial ante la justicia, se enfrenta a tres años de prisión

Isabel Pantoja, en su semana crucial ante la justicia, se enfrenta a tres años de prisión

Ahora mismo, tal y como asegura Belén Esteban, Isabel Pantoja podría estar pensando en que su futuro está más en América Latina que en España. De hecho, sus intenciones podrían pasar por, primero vender de Cantora, algo que su hijo Kiko Rivera lleva intentando desde hace un año, y después trasladarse a Argentina o a México. “Yo voy a dar una información. A mí esta mañana me llaman y me dicen lo que contó Kiko Hernández, que habló en una radio argentina. Lo que me dicen a mí es que Isabel Pantoja espera vender Cantora e irse a Argentina o a México. No lo he hablado con Anabel, pero a mí la persona que me lo cuenta, me dice que Pantoja está mirando ya para vender. Tendrá que hablar con su hijo para llegar a un acuerdo”.

belen esteban

Belén Esteban aclara cuál será el futuro de Isabel Pantoja tras su juicio

MEDIASET

Mucho se ha hablado de cuáles serán los próximos pasos de Isabel Pantoja que, desde hace un año, atraviesa sus horas más bajas. Sin proyecto televisivo en cartera, digiriendo la muerte de su madre, con la que se volcó mientras estuvo enferma, y sumida en una profunda depresión, tal y como ha desvelado su hija. Isabel permanece aislada en Cantora, su casa, su refugio, para algunos, hasta su cárcel, sin ver a nadie más que a su hermano Agustín. Sin acceso a su teléfono móvil para poder descansar lo máximo posible. Sin hablar ni con sus hijos ni con sus nietos, su máxima debilidad. La vida de la artista transcurre en medio de una auténtica tormenta emocional. Ahora, por si fuera poco, se enfrenta a la pena de tres años de prisión a petición de la Fiscalía. Hoy está previsto que declare ante el juez en los juzgados de Málaga.