Es la boda del momento. Pilar Rubio y Sergio Ramos se darán el 'sí, quiero' este mismo sábado. Una boda esperadísima y que va a paralizar no solo la ciudad de Sevilla, sino el mundo entero. El futbolista y la presentadora, con una familia ya formada, han decidido dar el paso y formalizar su relación. Un romance que, pese a los rumores y especulaciones, fue confirmado en exclusiva por 'Lecturas' al publicar el que fue su primer y apasionado beso...

Artículo relacionado

Cómo ocurrió todo

Fue el viernes, al final de una fiesta flamenca a la que la pareja acudió en casa de su amiga Niña Pastori. Entre otros invitados estaba el cantaor Miguel Poveda. A Sergio Ramos, andaluz de Camas, le encanta el flamenco, a diferencia de Pilar Rubio, que es más partidaria del rock, en especial, del heavy metal. La semana anterior les habíamos visto llegar y marcharse de una fiesta en coches distintos. Pero este viernes, terminada la fiesta flamenca, Sergio acompañó a Pilar a su casa en su Porsche Panamera. A la hora de despedirse, Pilar y Sergio se fundieron en un tierno y apasionado beso, eso sí, dentro del coche, como si temieran ser descubiertos. Lo cierto es que las cámaras pudieron captar ese romántico momento que pare- ce dejar constancia de que su amor se afianza. Porque no fue esta la única vez que hemos podido verlos. El domingo se repitió la escena.

Muy cariñosos

La cita tuvo lugar en la terraza VIP del hotel Villamagna. Pilar llegó a las dos de la madrugada y allí le esperaba ya Sergio Ramos con unos amigos, entre ellos, su compañero Cristiano Ronaldo. Pilar y Sergio comenzaron tímidamente entrelazando sus manos, para acabar besándose sin reparo. Mientras Pilar besaba cariñosamente el cuello de Sergio, este rodeaba con su brazo la cintura de ella. Sergio Ramos se encontraba muy animado y no dudó en ponerse a bailar ante la atenta mirada de Pilar. El futbolista presentó a su nueva novia al astro madridista Cristiano Ronaldo, que acabó el partido levemente lesionado. Tras varias horas disfrutando de su mutua compañía –la noche madrileña era primaveral– la pareja abandonó la terraza del hotel casi al amanecer.