Cada año, en verano, Paz Padilla hace lo que más le gusta: se va a recorrer el mundo. Adora viajar por encima de todas las cosas, y si el año pasado escogió China, este ha ido a Birmania. Un secreto que ha sabido guardar tanto ella, como su hija.

Anna Ferrer lleva una semana subiendo fotos, vídeos e historias sin parar a las redes. Parecía que en su viaje a Birmania solo le acompañaba una amiga, pero no, lo cierto es que llevaba dos compañeros más expedición: su madre y el marido de esta. No ha sido hasta cuando llevaban una semana entre hoteles, aviones y templos cuando Paz ha confesad la verdad, ella también se estaba maravillando con los paisajes y la vida birmanas.

Paz sabe ser muy discreta y que no se entere ni la tierra de sus planes, y su hija ha demostrado que sabe guardar los secretos a su madre. Mientras que Ana iba dando pelos y señales de todo lo que veía y de cuántisimo le estaba impactando el viaje, en especial la vida de los monjes y monjas, su madre permanecía callada, cuando ella estaba flipando tanto o más que su hija. No fue hasta ayer, cuando cambiaron de país y volaron a Vietnam, cuando descubrió sus momentos preferidos del recorrido por Birmania, foto romántica con Juan Antonio Vidal incluida.

¿Sabremos todo sobre su periplo vietnamita cuando finalice el mes?