Decía Paz Padilla, horas antes de presentarse ante su público en el madrileño Teatro Capitol, que estaba "atacá". La actriz volvía a subirse a un escenario, esta vez con la comedia 'Desatadas', dirigida por Félix Sabroso, en la que comparte tablas con las actrices Natalie Pinot y Rocío Marín.

Paz no estuvo sola, ya que esa noche tan especial estuvo acompañada por las mujeres de su familia, entre ellas, su hermana mayor Lola –a la que hemos visto en el programa de Bertín Osborne–, y su hija Anna, que aún no ha regresado a Inglaterra para seguir con su beca de Erasmus. También, para demostrarle su apoyo y aplacarle un poquito los nervios, Antonio, su marido, le hizo llegar al camerino un maravilloso ramo de flores.

Artículo relacionado

'Desatadas' es una comedia ácida que se teje mediante escenas independientes, pero con un trasfondo común: la religión, el miedo a la soledad, el engaño en la pareja, la competitividad en el ámbito profesional, la crueldad familiar, el desamor y hasta la muerte o la locura. El director de la obra, Félix Sabroso, comentó que trabajar con Paz "fue un sueño perseguido, tenía muchas ganas de currar con ella".

Paz Padilla, a la que conocimos como humorista, ha logrado consolidar su carrera, no solo como presentadora –ocho años en 'Sálvame' la avalan–, sino también como actriz. Debutó en el teatro en 2013 junto a Lolita en la obra 'Sofocos', pero ha sido el divertido papel de la Chusa en 'La que se avecina' con el que ha confirmado que es una gran actriz de comedia. Así lo ve Sabroso: "Paz ha hecho teatro antes que conmigo, ha hecho monologos, cine y en 'La que se avecina' está muuy grande".

De momento, la obra puede verse en Madrid, aunque está previsto que en el futuro 'Desatadas' haga gira por España, aunque no están las fechas cerradas.