En su regreso a Telecinco, Paz Padilla (53 años) recibe en 'Déjate querer' a personajes famosos y anónimos que cuentan historias y vivencias personales que les han marcado en la vida, además de recibir o dar sorpresas a quienes más quieren. Esta semana, además de una emotiva entrevista a Nacho Palau, enfermo de cáncer, Paz Padilla ha entrevistado a Manuel Cortés (28 años), hijo de Raquel Bollo (47 años) y el fallecido Chiquetete. Manuel reveló que solo su madre lo llama así, Manuel, ya que todo el mundo se refiere a él como Álvaro, pues su nombre completo es Álvaro Manuel. Al hilo de esta curiosidad que nadie conocía, Paz desveló que a ella también le pasó lo mismo.

Artículo recomendado

Nacho Palau se rompe al hablar de sus grandes miedos tras su tratamiento contra el cáncer

Nacho Palau

Paz Padilla: "Mi padre siempre me llamó Pilar o Pili"

Al parecer sus padres estuvieron peleando hasta el último día sobre cómo llamarla. "Mi madre quería Mari Paz y mi padre, Pilar", confesó la popular presentadora. "Al final, me pusieron María Paz, pero mi padre me llamó toda la vida Pilar o Pili", dijo. Tanto es así, que si alguien le llama por ese nombre, ella responde.

Paz Padilla tiene seis hermanos, a los que está muy unida. A su hermana Soledad la tiene muy cerca porque trabaja en Telecinco como peluquera y maquilladora. Otro hermano suyo también trabaja en Madrid. A Lola, la mayor de los siete hermanos, la humorista reconoce echarla mucho de menos y con su hermano Luis montó hace unos años un chiringuito en la playa de Zahara de los Atunes. Ana y Manolo son sus otros dos hermanos. ¿Se pelearían los padres de Paz a la hora de ponerles los nombres a todos ellos?

Paz Padilla, una infancia humilde pero muy feliz

El padre de Paz, Luis Padilla, ya fallecido, era cristalero y también fue tramoyista del Gran Teatro Falla, en Cádiz. Lola Díaz, la madre, murió en 2020 a los 91 años. De su madre, Paz recuerda su sentido del humor que ella, sin duda, ha heredado. Pese a que su infancia fue muy humilde y estuvo marcada por la falta de recursos económicos, Paz –o Pili, como prefieran– solo tiene buenos y felices recuerdos de aquella época.