Pau Donés fue diagnosticado con un cáncer de colón en 2015 y tras superarlo, fue hace apenas un año y medio cuando hacía público a través de un comunicado que había recaído: "en el último control los marcadores han subido. Me hago un TAC (scaner) y escondido en el peritoneo encuentro un pequeño tumor". Algo que no le impidió seguir con sus compromisos profesionales mientras se enfrentaba al cáncer con positividad y optimismo. Sin embargo, Pau acaba de anunciar en una entrevista concedida a 'El Periódico' que el 1 de enero de 2019 Jarabe de Palo dejará de existir. Esta decisión la ha tomado porque siempre quiso bajarse de la vorágine de la música llegados a los cincuenta. Ahora, con cincuenta y uno, asegura que "lo de ser músico es obsesivo" y que necesita parar.

Artículo relacionado

El intérprete asegura que no es una decisión que haya tomado a raíz de sufrir cáncer, pero que es una idea que siempre ha estado en su cabeza. "Nada más comenzar el año que viene, Pau Donés cuelga la guitarra, cierra el estudio con llave y se va a vivir fuera", asegura. Además, quiere disfrutar al máximo de su hija de catorce años: "Me perdí su infancia y no quiero perderme ahora su adolescencia".

¿Un adiós o un hasta luego?

Pau Donés no quiere cerrar la puerta definitivamente a la música ya es su pasión. Por eso asegura que llevaba un tiempo pensando cómo decirlo públicamente por lo que opinara la gente: "Más que un adiós, es un hasta luego". De hecho, para no caer de nuevo en la tentación de subirse a un escenario durante este retiro voluntario, Pau asegura que se mudará al extranjero: "Me voy muy lejos, de hecho. Para que no me puedan decir 'hey, han llamado de un festival, a ver si puedes tocar'".