La nueva temporada de 'Mi casa es la tuya' se estrena con Ana Obregón como gran protagonista. La actriz se enfrenta a su entrevista más desgarradora a punto de cumplirse dos años sin su hijo Aless Lequio. En los avances que ya emite Telecinco, Ana hace llorar a Bertín Osborne al reconocerle durante su charla que cada día "me perdono la vida" y sueña con volver a nacer "para comenzar una nueva vida sin él".

Ha sido uno de estos adelantos lo que también ha provocado la emoción en la presentadora Patricia Pardo. Desde 'El Programa de AR' promocionaban el espacio televisivo cuando las desgarradoras palabras de Ana Obregón afectaban visiblemente a la periodista que no podía continuar con el programa. "Esta entrevista va a ser una lección de vida para todos", manifestaba con un nudo en la garganta.

Artículo recomendado

Ana Obregón hace llorar a Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya' con un comentario que emociona al máximo

Ana Obregón hace llorar a Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya' con un comentario que emociona al máximo

Patricia Pardo ha querido resaltar que Ana Obregón es una mujer muy querida en nuestro país y la entrevista no pasará desapercibida para nadie. Antes de seguir con el programa, la periodista ha aprovechado la oportunidad para mencionar a su compañero Alessandro Lequio a quien le ha enviado todo su cariño.

Patricia Pardo

Patricia Pardo se emociona al escuchar a Ana Obregón

Mediaset

Un día muy intenso

Este viernes ha sido un día muy intenso para Patricia Pardo. Solo unos minutos antes ha tenido que hacer frente a una entrevista en la sección de actualidad que tal y como ella misma ha definido "me ha hecho sudar". La presentadora se ponía en contacto con María Josefa, una mujer octogenaria que lleva décadas conduciendo sin tener carnet aunque ella lo niega. Durante su intervención en televisión, dicha mujer respondía visiblemente nerviosa y a voces profiriendo insultos a los políticos y policías. "Yo la entiendo pero las normas están para cumplirlas", intentaba razonar la presentadora sin éxito. "Me está poniendo usted negra. Si eso es justicia se pueden ir todos con el demonio", le recriminaba la entrevistada. "¿Os creéis que estoy sudando? Estoy sudando de verdad", confesaba a sus compañeros de mesa tras dar por finalizada la entrevista sin poder evitar reírse.