El viernes pasado, día 27 abril, solo un día después de que se hiciera pública la sentencia a la Manada, Joaquín Prat y el abogado de los condenados por abuso (y no por violación como se reclama) vivían, en directo, un fuerte desencuentro. Hoy lunes, Agustín Martínez visitaba el plató de ‘El programa de Ana Rosa’ en el mismo clima de tensión con su copresentador, para reafirmar el mal rollo que hay entre ambos.

Artículo relacionado

El viernes, Prat trataba de que el letrado hablara de la intimidación que vivió la joven de 18 años vejada, algo que el abogado negó, “tan evidente era que no estaba intimidada que los tres magistrados absuelven del delito de agresión sexual por unanimidad”, “si usted está agachado en un cubículo de tres metros cuadrados con tres hombres de complexión fuerte, con mayor edad, experimentando un intenso agobio y desasosiego, siendo penetrado anal, bucal y vaginalmente y en el caso de algunos eyeculando en su interior, ¿se sentiría intimidado o no?”. El abogado se salió por la tangente, “usted lo personaliza”, “ya le contesto yo: yo sí me sentiría muy intimidado”, “usted entonces sabe mucho más Derecho y valoración que los tres magistrados. Felicidades”. Prat le recordaba que en la “sentencia sí se narra las circunstancias de la víctima en las que claramente está intimidada, Agustín. Y usted lo sabe igual de bien que yo”, decía de una manera lapidaria.

Si mal habían quedado las cosas entre periodista y abogado, no han mejorado mucho hoy con la visita del segundo al plató. Prat le ha recibido adelantándose a lo que podía suceder a lo largo de la entrevista, “usted y yo no nos vamos a poner nunca de acuerdo, pero sí me gustaría que nos hablásemos en términos de respeto mutuo, si le parece bien”; “yo siempre mantengo respeto a todas las personas”, “no perdamos los papeles”, “yo nunca he perdido los papeles. Si ya saben las respuestas, no sé para qué me traen…”. Joaquín ha tragado saliva y ha sido fiel a la promesa que le había hecho al arrancar la entrevista.