Madrid es una gran capital, en entidad, por supuesto, y en tamaño. O a lo mejor, en lo del tamaño, no tanto, porque hay que ver lo pequeña que puede ser a veces. Que se lo digan si no a José Ortega Cano y a su hija Gloria Camila, que hoy sábado se han reunido para tomar el aperitivo en una terraza de Madrid.

Artículo recomendado

Ana María Aldón, "harta" del documental de Rocío Carrasco, muestra su preocupación por Ortega Cano

Ana María Aldón, "harta" del documental de Rocío Carrasco, muestra su preocupación por Ortega Cano

José Ortega Cano,algo pachucho de salud, no está viendo los episodios del documental de su hijastra, Rocío Carrasco, en la que no le deja en muy buen lugar. Precisamente, para no llevarse un disgusto –y así lo reveló su mujer, Ana María Aldón–, el extorero ha preferido no ver nada de la serie, y su máxima distracción son sus hijos, Gloria Camila y el pequeño José María jr. Su otro hijo, José Fernando, sigue internado en un centro de desintoxicación.

Fidel, Ortega y Gloria Camila

Fidel, a la izquierda de la imagen, y Ortega Cano y Gloria Camila a la derecha.

Telecinco

Lo que no esperaban Ortega Cano y su hija Gloria Camila es que, mientras disfrutaban de un delicioso aperitivo bajo el sol de Madrid, vieron aparecer a pocos metros de ellos, nada más y nada menos que... ¡a Fidel Albiac! El marido de Rocío Carrasco iba solo y, según informaron en exclusiva en 'Viva la vida', se dirigía a una farmacia cercana.

En el espacio que presenta Emma García han mostrado las imágenes del inesperado encuentro entre el padrastro de Rocío Carrasco y el marido de la hija de la más grande. Eso sí, ninguno se dio cuenta de que estaban muy pero que muy cerca los unos de los otros. Aunque si se hubieran percatado, tampoco nadie hubiera esperado otra cosa, después de que Rocío Carrasco y su hermana, Gloria Camila, lleven diez años sin hablarse, y después también de que Rocío Carrasco declarara en el documental que el matrimonio de Rocío Jurado y Ortega Cano fue una equivocación.