Ya ha pasado un mes desde que Ona Carbonell y su pareja, el exgimnasta Pablo Ibáñez, dieran la bienvenida a su primer hijo en común, Kai. Fue el pasado 5 de agosto cuando la nadadora confirmaba con una tierna fotografía en blanco y negro que el pequeño había venido al mundo. Desde entonces, no ha dejado de compartir los mejores momentos junto a él, aunque no ha sido hasta ahora cuando ha podido recuperar una de las actividades que más le gustan.

Artículo relacionado

Tras poner fin a la cuarentena, la catalana ha podido volver a sumergirse en el agua. Un momento de lo más especial que ha celebrado compartiendo con todos sus seguidores un increíble posado en bañador tras haber dado a luz. “Justo hoy termina mi cuarentena y puedo volver a disfrutar de las cosas que más echaba de menos después de dar a luz: el mar, la ingravidez”, explicaba junto a una fotografía en la que posa apoyada en una roja con un bañador negro y con un paisaje inmemorable a sus espaldas.

<

Para su primer baño tras la cuarentena, Ona Carbonell ha elegido un lugar muy especial, tal y como ha dejado claro a todos sus seguidores. “Qué mejor sitio que en las aguas de mi querida Menorca”, ha explicado junto a la publicación. Una fotografía en la que sus seguidores no han dudado en destacar que está espectacular tan solo un mes después del nacimiento del pequeño. “Menudo tipazo”, “estás estupenda después del parto” o “Qué guapa. No parece que hace solo un mes estuvieras con la barrigola”, han sido algunos de los comentarios que ha recibido.

Centrada en la maternidad

Ona Carbonell y Pablo Ibáñez están viviendo un verano de lo más especial tras la llegada del pequeño. La deportista ha aparcado por el momento su carrera profesional para centrarse en la maternidad con el objetivo de estar lista para los Juegos Olímpicos de Tokio. “Llegar a los juegos es posible, pero muy difícil. No pienso en eso, solo en el objetivo de la maternidad y luego ya veremos”, explicó en una entrevista en ’20 minutos’.