Para Núria Marín, como para muchos de nosotros, la salud mental es una prioridad. Estar bien, en paz y saber cómo gestionar sus emociones está arriba en su pirámide vital. La presentadora ha compartido que el motivo que la empujó a tomar la decisión de cuidar su mente, para animar a todos aquellos que están dudando si buscar ayuda psicológica.

Empecé a ir cuando supe que mi padre no iba a superar el cáncer que tenía”, ha dicho a sus seguidores, “le quedaba menos de un año de vida y fui para hacerme a la idea y prepararme”, desvela de una manera serena. “Cuando mi padre murió, me ayudó mucho a sobrellevar el duelo y enfrentarme a mis miedos”. Contenta con lo que había conseguido gracias a su trabajo con el terapeuta y orgullosa de sus avances, sintió que después debía continuar con la terapia pues le ayudaba en otras cuestiones de su día a día que no tenían que ver con el duelo. “Después seguí yendo por otros temas como el estrés en el trabajo, gestionar emociones o cosas puntuales que me ocurrieran”.

Artículo relacionado

Tras un periodo de no haber visitado a su psicólogo, que también ejerce de coach para ella, ha regresado. “Desde noviembre estoy yendo porque ir es un ejercicio intelectual pues te obliga a poner en orden tus pensamientos. Te hace enfrentarte a preguntas que no te quieres hacer o que ni te has planteado”. Para ella esto parte de tener una buena salud mental, no esperar a estar mal para necesitar ayuda sino a ir haciendo ‘revisiones’ de manera periódica para cerciorarte de que tanto tu mente y tú avanzáis en la misma dirección, tu objetivo para sentirte bien.