¡Menudo sorpresón! Noemí Galera estaba tan tranquila presentando El Chat después de la última gala de OT cuando, de repente, apareció un mensaje en la pantalla dirigido a ella. ¿Quién sería? Pues ni más ni menos que su marido, Arnau Vila. Sí, ¡el de Tu cara me suena! Todo queda en casa. La directora no pudo más que emocionarse al escuchar las palabras que le dedicó su marido y el piropo que le lanzaron sus hijos...

Artículo relacionado

Cada lunes consiguen que miles de espectadores se queden pegados a la televisión hasta altas horas de la madrugada. Noemí Galera y los demás profesores de la Academia reciben a los chicos en El Chat y les hacen mil y una perrerías en forma de canción. Anoche tocaba lo peor de Eurovisión y, como siempre, se lo pasaron en grande -¡somos TAN fans de los Javis!-. Pero ni si quiera las risas que generaron pudieron tapar el emotivo momento que vivió la directora con un misterioso mensaje.

Ajena a todo, Galera dio paso a un vídeo sin saber que el protagonista era alguien muy conocido, tanto para ella como para todos los espectadores. De repente, Arnau Vila, profesor de Tu cara me suena y marido de la directora, aparecía en pantalla. “Hola, este es un mensaje para la directora de la Academia. Bueno, es un mensaje para Aitana, Miriam, Amaia y todos los demás. Por favor, devolvedme a mi mujer”. Los presentes se deshacían a aplausos.

Sus hijos necesitan tener a su madre cerca un poco más de tiempo”, continuaba Vila. “Siempre dicen que su madre es la mejor, la más guapa y que están orgullosísimos”. El profesor de TCMS explicaba que su hijo Lluc está pensando incluso en casarse con su madre. ¡Y quién no! Nosotros queremos directamente que nos adopte y nos lleve a casa a vivir allí para siempre. Y si puede ser con los Javis, mejor.

Cuando acabe el programa nos toca una excursión a ver volcanes”, le prometía a la directora. “T'estimo molt [te quiero mucho]. Suerte en esta última semana, último esfuerzo para todos”. Galera no podía disimular la emoción del momento y sus compañeros reconocían que tenía una familia increíble. “Somos un equipo”, afirmaba de forma rotunda.