La guerra entre Miguel Bosé y Nacho Palau no ha hecho nada más que empezar. Este lunes, la expareja se veía cara a cara ante el juez que resolverá el futuro de sus cuatro hijos. Mientras que el cantante burlaba a la prensa al salir y entrar del juzgado de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en una furgoneta, el escultor no ha tenido reparo en atender a la prensa antes y después del mediático juicio.

"Confío en la justicia", aseguraba Palau tras varias horas de proceso que ha definido como tenso y duro. El valenciano, visiblemente aliviado, ha hecho público su único deseo: "Ha sido complicado pero lo único que quiero es que estemos todos juntos y felices, que los hermanos estén juntos". Pero... ¿qué es lo que pide? Después de 26 años de discreta relación y padres de cuatro hijos, tras la ruptura Bosé se instaló en México con sus dos hijos biológicos y Palau hizo lo propio en Chelva (Valencia) con los suyos. Quien fuera novio de Bosé reclama que los niños crezcan juntos y tengan idéntico nivel de vida, así como lograr la declaración de filiación que les determine como hermanos reales.

Artículo relacionado

El juicio de este lunes es solo el primer paso de un proceso que puede durar años si no llegan a un acuerdo. Desde que se separaron en 2018, Diego, Tadeo, Ivo y Telmo, de nueve y ocho años respectivamente, no habían vuelto a tener contacto hasta este verano que disfrutaron de unas semanas juntos en España.

Mientras que Nacho daba su versión de los hechos, Miguel Bosé prefería mantener silencio y 'escapaba' de la prensa en la parte de atrás de una furgoneta. Eso sí, tal y como ha confirmado el escultor con una media sonrisa, el artista (negacionista de la Covid-19) "llevaba mascarilla".

¿Cómo ha sido el reencuentro?¿Han hablado?¿Cuáles son sus sensaciones tras el juicio?... ¡No te pierdas todas las declaraciones de Nacho Palau tras el reencuentro con Miguel Bosé! Dale al PLAY