Ha llegado el día. Tras meses de retrasos, Nacho Palau ha aparecido este lunes 19 de octubre en Pozuelo de Alarcón, Madrid, para estar presente en el juicio que le enfrenta a la que fuera su pareja durante 26 años, el cantante Miguel Bosé, por la filiación de los cuatro hijos que tuvieron, Tadeo, Diego, Ivo y Telmo. En un principio, la vista se tendría que haber realizado el 24 de marzo, pero la crisis sanitaria la ha retrasado hasta este lunes.

Artículo relacionado

Con gesto serio, el escultor valenciano ha llegado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón, en donde va a luchar por que se reconozca que las dos parejas de gemelos que tuvieron son hermanos y que, por lo tanto, los cuatro deben crecer y criarse juntos. Miguel Bosé, por su parte, ha decidido evitar a la prensa y entrar por el garaje, según ha adelantado Paloma Barrientos en Vanitatis. La presencia del cantante en el lugar ha estado en duda hasta el último momento, aunque finalmente sí que ha decidido acudir.

Nacho Palau
GTRES

Desde que en octubre de 2018 el despacho que representaba a Nacho Palau hiciera pública su relación a través de un comunicado en el que, además, anunciaban que comenzaban acciones legales contra Miguel Bosé, se declaró una batalla judicial que todavía no ha terminado. Palau considera que lo gemelos menores, Ivo y Telmo, y los mayores, Diego y Tadeo, son hermanos aunque no compartan los mismos genes ni los mismos apellidos. “Los niños se necesitan, todo es un despropósito”, aseguraba el escultor en una entrevista a Vanity Fair.

Artículo relacionado

Cabe recordar que Miguel Bosé, tras romper us relación con Nacho Palau, se marchó con los dos gemelos mayores, Diego y Tadeo, a Panamá y, posteriormente, a México, donde tiene fijada su relación en la actualidad. Por el contrario, los otros pequeños, Ivo y Telmo, se quedaron en Chelva, Valencia, donde el escultor reside con su madre. Desde entonces, los cuatro hijos han vivido separado, aunque sí que se han visto durante las vacaciones, cuando el cantante viajó a España para que los niños se reunieran durante unas semanas al año.