Nos lo contó con pelos y señales, sin ahorrarse detalles. Y ahora, en la misma tónica, tras llevar los cuidados y las prevenciones pertinentes, Mila Ximénez ha mostrado en redes cómo ha quedado el dedo que le aplastó por accidente un taxista hace unas semanas. Un jornada que se desarrollaba feliz y en la que sintió todo el cariño de sus amigos y compañeros de profesión se truncó al final de la velada cuando, en el momento de volver a casa, tuvo que hacerlo en ambulancia.

La presentación de las joyas que ha diseñado había sido todo un éxito. La cena que celebró después estuvo llena de risas y confidencias. Pero las prisas del taxista que tenía que llevarla a casa, provocaron que, en un gesto fortuito, su dedo quedara atrapado en una de las puertas. El susto que se llevaba la tertuliana de 'Sálvame' fue considerable y viendo las secuelas físicas del dedo ya recuperado no queremos ni imaginar el dolor que tuvo que inundarle con el impacto.

Artículo relacionado

Aún hinchado, con la marca de los puntos y con un pequeño hematoma rodeando la zona contusionada, nos congratula ver que la uña que había perdido Mila ya ha crecido bastante. "Al fin, mi dedo recuperado", ha escrito en una de las publicaciones. Aunque la imagen es un tanto borrosa, no deja de ser impresionante y da buena cuenta de los inconvenientes que le debe haber causado poder hacer las tareas cotidianas más sencillas entre las odiosas molestias y el vendaje. ¡Si es que usamos las manos para todo!

Ximénez volvía al trabajo días después del susto vivido, luciendo su herida de guerra cubierta por un vendaje que no ha pasado en ningún momento desapercibido. Aún así, ni un percance como éste ni un resfriado le han restado fuerza a sus intervenciones en los encendidos debates de 'Sálvame'. Y, seguro, que el 31 de diciembre, para las ansiadas Campanadas de Telecinco, su dedo ya no tendrá ni rastro del mal rato pasado.