La pandemia obligó a aplazar la primera sesión del juicio que enfrenta a Miguel Bosé y a Nacho Palau por la filiación de los cuatro hijos que tuvieron durante los 26 años que fueron pareja. La fecha incialmente prevista era el 24 de marzo, pero la crisis sanitaria retrasó la vista hasta este lunes 19 de octubre. El escultor valenciano reclama al cantante la filiación de sus hijos, es decir, que reconozca que las dos parejas de gemelos que tuvieron son hermanos y que los cuatro deben crecer y criarse juntos.

Artículo relacionado

Hay que recordar que Miguel Bosé, tras romper su relación con Nacho Palau, se marchó con los dos gemelos mayores, Diego y Tadeo, primero a Panamá y, posteriormente, a México, donde tiene actualmente establecida su residencia el cantante. Los otros dos niños, Ivo y Telmo, también gemelos y siete meses menores que sus hermanos, se quedaron en España con Nacho Palau, concretamente en Chelva (Valencia), donde el escultor reside con su madre. Los niños tienen ahora 10 años.

Nacho Palau demandó al cantante porque considera que los cuatro niños deberían seguir creciendo juntos como hermanos y criados y educados en las mismas condiciones. Bosé goza de una holgada posición económica, mientras que Palau trabaja como cocinero en un restaurante. Hasta la ruptura de la pareja hace dos años, los cuatro niños vivieron en la casa familiar de Miguel Bosé en Somosaguas (Madrid) y aunque no llevan los mismos apellidos, los menores llegaron al hogar de los Bosé-Palau como integrantes de un proyecto familiar.

El próximo lunes, el cantante está citado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y, de no presentarse, podría ser considerado en rebeldía. Es posible, no obstante, que declare por videoconferencia.

Nacho Palau afirma que no desea nada para él y lo único que quiere es que los niños estén juntos. El escultor declaró a Vanity Fair: "Me ha fastidiado la vida. Me vine a casa de mi madre. ¡No tenía otro sitio! Yo no quiero nada para mí. Estoy pluriempleado. No puedo llevarlos a un colegio privado. Los niños se necesitan y me importa que la familia esté separada. ¡Todo es un despropósito!". Palau sí consiguió que Bosé cediera en que los pequeños pasaran las vacaciones juntos, de modo que el cantante ha viajado a España con los niños para que estén junto a sus hermanos, al menos, unas semanas al año.