Por segundo año consecutivo, Meghan Markle ha declinado la invitación de la reina Isabel II a su enclave veraniego en Balmoral. Si el año pasado prefirieron hospedarse en Birkhall y el castillo de Mey, propiedad del príncipe Carlos en Escocia. Esta vez la excusa ha sido la corta edad del pequeño Archie para viajar.

Una excusa un tanto vaga si recordamos que Meghan y Harry han disfrutado de unas vacaciones de verano entre Ibiza y Niza, un viaje bastante más largo que el que separa Londres de Balmoral.

Artículo relacionado

Parece que a Meghan no le hace ninguna ilusión asistir a esta cita anual con su familia política en Escocia, igual que a doña Letizia Marivent, un viaje que para ella "no son vacaciones". La diferencia, es que nuestra Reina a pesar de comentarios en 'petit comité' y malos gestos siempre ha asistido a su cita estival en Palma de Mallorca.

Según el diario británico The Daily Mail este desplante de Meghan a la reina se debe al rechazo que a la actriz le produce la caza, uno de los pasatiempos preferidos de la familia real británica durante los días en Balmoral. Sea como fuere el caso es que la llegada de Meghan Markle está alejando al príncipe Harry de su familia.

En cuanto a las similitudes con doña Letizia ¿Seguirá también sus pasos en la educación de Archie? Todo parece indicar que si ya que el hermetismo en el que tienen sometido al principito recuerda mucho a la manera en la que la Reina ha querido mantener al margen a Leonor y Sofía.