Maxi Iglesias no le hizo caso a su cuerpo cuando se lesionó la rodilla a principios de año. Estaba concentrado en el musical de 'El guardaespaldas' y por nada del mundo quiso defraudar a su público, por lo que continuó con el ritmo intenso que marca un proyecto de esas características. La mala suerte y la falta de respiro para su rodilla hizo que en una nueva caída la articulación volviera a absorber el impacto del golpe y esta vez no le dejara otra alternativa: apearse de la función. Su rodilla claudicaba y esta misma semana ha pasado por el quirófano para que vuelva a ser la que era.

Artículo relacionado

El actor se ha sometido a una intervención quirúrgica en la Clínica Cemtro de Madrid. Maxi se ha fotografiado con todo el equipo que le ha cuidado y a la salida del centro, y por su cara sonriente todo parece haber salido a la perfección. Iglesias ha expresado la ilusión de haber dejado atrás ya este trámite con su salud y está muy animado y con fuerzas por empezar a rehabilitar y fortalecer su pierna. Seguro que muy pronto sus admiradores le vuelve a ver subido al escenario de 'El guardaespaldas' que, ahora mismo, es su mayor deseo, tal y como escribía cuando anunció su paréntesis forzado: "Espero recuperarme pronto y poder volver al escenario lo antes posible, porque esta función ya la llevo conmigo como una de las experiencias profesionales más gratas de mi carrera".