Vero ha colgado su delantal y es la cuarta expulsada de 'Masterchef 9'. La guardia civil ha perdido la batalla con un plato de bacalao que se le ha atravesado a pesar de haberlo cocinado muchísimas veces y, entre lágrimas, se ha despedido de sus compañeros. Se ha jugado la expulsión con María, que se ha quedado destrozada con su marcha.

Artículo relacionado

La gaditana ha sido una de las concursantes más queridas, pero en el talent culinario, ya se sabe, no hay amistades y el puesto se gana entre fogones. A pesar de que empezó con un buenísimo pie en su aventura en 'Masterchef 9' Vero, que llegó al concurso por una cata a ciegas del jugado, ha perdido la batalla mucho antes de lo esperado.

"Me da rabia porque ahora empezábamos a aprender muchísimo y yo veía a eso", ha dicho llorando y emocionando a Pepe Rodríguez, que le ha recordado que seguro sus tres hijos están muy orgullosos de su paso por el concurso y el enorme esfuerzo que ha hecho en estas semanas. "Mi hija está enamorada de ti", le ha dicho al cocinero.

"Aunque debería de estar súper contenta porque me quedo una semana más en el concurso. Estoy súper triste y súper desanimada porque Vero para mí es todo, es mi otro yo, la persona que cuento para todo", ha dicho María, su rival hasta el último minuto, al subir a la galería y reunirse con sus compañeros. La aventura continúa para ella.