Las Campos se tuvieron que separar durante una noche. Y no era una noche cualquiera. María Teresa Campos y sus hijas Terelu y Carmen se felicitaron el año nuevo en la distancia. La matriarca del clan ofreció una de sus conocidas cenas de Nochevieja sin la presencia de sus hija. Una, por fuerza mayor -estaba en la Puerta del Sol dando las Campanadas- y otra por elección propia, pues apostó por la familia de su marido. Eso sí, la presentadora tampoco estuvo sola...

Artículo relacionado

María Teresa Campos ha tenido un principio de año un tanto agitado. Tras la emisión de la primera entrega de la nueva temporada de Las Campos, la presentadora y sus hijas han vuelto a estar en boca de todos. Sus devaneos por Nueva York han copado todas las noticias -aunque la audiencia no les fue tan bien como pensaban-. Claro, ante este expectación, es lógico que cualquier paso que den acabe siendo de lo más comentado. Sobre todo cuando hablamos de noches tan especiales como la última de 2017.

La presentadora tuvo que separarse de sus hijas para inaugurar el año. Terelu se encontraba en la Puerta del Sol de Madrid retransmitiendo las Campanadas junto a sus compañeros de Sálvame y Carmen prefirió pasar la Nochevieja junto a la familia de su marido, así que María Teresa se montó su propio plan. Tal y como informa Look, la presentadora dio una cena donde se sentaron hasta 10 comensales en su mesa. Empezando, como no, por el propio Bigote Arrocet.

La pareja estuvo acompañada por los hijos de Edmundo, Maximiliano y Estefanía, sus nietos Alejandra y José María, Rocío Carrasco y Fidel Albiac y Alejandro Rubio, expareja de Terelu y padre de su hija. La relación entre el exyerno y exsuegra es tan buena que María Teresa no dudó en invitarle a pasar la Nochevieja. Además, es el primer año que debe enfrentarse a estas fechas sin la presencia de Beatriz, su pareja que falleció en julio víctima de un cáncer.

No ha sido un año fácil para la presentadora. Tras haber sufrido un ictus del que se encuentra muy recuperada, María Teresa seguro que tiene muchos motivos para dejar atrás el 2017 y mirar con ilusión al nuevo año.