María Teresa Campos y Pablo Motos han protagonizado en 'El Hormiguero' una entrevista muy divertida y amena. "Una fusión entre cadenas esta noche explota el mundo", decía el presentador al recibir a la comunicadora en su plató. Ambos rompían el hielo bailando y empezaban su charla que ha estado llena de complicidad. María Teresa Campos, por un error, se ha intentado sentar en la silla de Pablo Motos en lugar de la de invitada y Motos le ha dicho: "Claro, cómo tú estás acostumbrada a mandar...".

Artículo recomendado

EXCLUSIVA María Teresa Campos desvela qué opina realmente sobre sus hijas, Terelu y Carmen Borrego

EXCLUSIVA María Teresa Campos desvela qué opina realmente sobre sus hijas, Terelu y Carmen Borrego

María Teresa Campos y Pablo Motos han empezado hablando de lo mucho que a la presentadora le encanta jugar a las cartas. "Es lo que más después de…", ha dicho bromeando y ese ha sido el pistoletazo de salida para que Motos le pregunte por Edmundo Arrocet sin cortapisas.

Pablo Motos y María Teresa Campos

Pablo Motos entrevista a María Teresa Campos en 'El Hormiguero'.

Antena3

"La última vez que viniste estabas muy enamorada", le ha dicho, y ha añadido: "Por cerrar esa historia, si pones en una balanza lo bueno y lo malo, ¿qué compensa más?". Y aquí María Teresa Campos, muy sincera, le ha parado los pies.

"Hay muchos ratos buenos que uno se empeña en tirarlos por tierra y hacer las cosas mal. Nada es eterno y se puede romper la relación pero uno se sienta con la persona. Nunca debe uno quedar de esa manera, no es necesario", ha empezado diciendo María Teresa. Pablo Motos le ha respondido: "Pero te dejó por Whatsapp". Y María Teresa le ha frenado.

María Teresa Campos

María Teresa Campos en 'El Hormiguero'.

Antena3

"Yo no pienso estar el resto de mi vida, que ya es poca, hablando de ese ser. Ese ser pasó por mi vida, fueron 6 años más o menos felices pero no está ni se le espera. Dejadme de eso ya...", ha dicho muy tajante. Pablo Motos ha cambiado el rumbo de la entrevista, no sin antes decirle: "Para hablar cara a cara y tomarse un café hace falta valor". Y María Teresa le ha respondido muy directa: "Yo nunca he sido cobarde".