En su día a día

María Patiño se sincera sobre los problemas de trabajar en ‘Sálvame’: "Me siento observada"

La colaboradora ha empezado a notar las consecuencias de trabajar en un programa tan pegado a la actualidad y a los espectadores…

María Patiño
1 / 7

1 / 7

Maria patiño. María Patiño

2 / 7

Carlota Corredera Sálvame. Consecuencias

3 / 7

María Patiño Sálvame. Problemas diarios

4 / 7

Carlota Corredera Sálvame. ¿Qué está pasando?

5 / 7

Maria Patino 01. El miedo del directo

6 / 7

María Patiño. No es la única

Más Sobre...

Sálvame Telecinco Televisión

Actualizado a

Nadie dijo que pasar las tardes en Sálvame iba a ser fácil. El programa más exigente del panorama nacional también supone un plus de peligrosidad para sus propios colaboradores. Y no solo por las tramas que nacen de repente y pueden trastocar toda su vida. María Patiño ha querido sincerarse sobre los problemas diarios con los que se enfrenta por culpa de trabajar en Sálvame. Y, por lo que parece, no es la única que sufre las mismas consecuencias…

Relacionado con esta noticia

La iniciativa de preguntar a los trabajadores de la cadena por las manías y ‘divismos’ de los colaboradores de Sálvame no tiene pinta de acabar bien. Remover los posibles conflictos que hayan tenido los integrantes del programa fuera de plató es una actividad arriesgada. ¿Qué pude salir de todo esto? Sin duda, nada bueno. La primera en advertir este peligro ha sido María Patiño. La colaboradora ha querido sincerarse delante de sus compañeros.

Preguntada por Carlota Corredera, la presentadora de Socialité ha contado una experiencia que le ocurre cada vez que va al supermercado. “Me siento observada”, explicaba María. “Como meta la pata, van a llamar al programa en directo”. La colaboradora nota como la gente que se cruza en el supermercado la mira mucho. Esperan que salude o no salude, que diga gracias, que se muestre enfadada, altiva o simpática.

Carlota daba la cara por sus colaboradores y dejaba una cosa muy clara. “María es una persona muy tímida”, afirmaba. Aunque les veamos muy guerreros en plató, luego su vida privada es muy diferente. “Bien no estamos ninguno”, bromeaba Corredera. “Ya veníamos con cositas de casa y con estos nueve años solo han podido ir a peor. Sed comprensivos con todas las cosas que podamos hacer”.

Estar expuesto a la sociedad tiene sus dificultades, aunque también sus ventajas. Demos un respiro a los pobres colaboradores. ¡También tiene derecho a descansar!

Más Sobre...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?