Meses antes de marcharse a Honduras, sabiendo desde al año pasado que en 2018 concursaría en ‘Supervivientes’, María Lapiedra se sometió a una lipoescultura. Perdió varios centímetros de contorno, que ahora, tras el paso por el reality, se han reducido aún más drásticamente. La colaboradora muestra, por primera vez en redes, todo lo que ha cambiado su cuerpo a raíz de las penurias vividas como concursante.

Artículo relacionado

Vestida con un conjunto mínimo y súper ajustado, que es más una segunda piel que unas prendas de ropa, la madre de dos niñas muestra su nuevo cuerpo. El abdomen permite distinguir la musculatura, y los muslos, reducidísimos, al igual que los brazos. Ella confirma que ha perdido 4 kilos, que podría no parecer mucho si tenemos en cuenta las llamativas pérdidas de peso que tuvieron anteriores participantes como Juan Miguel o Suhaila, quien acabó en su mínima expresión, pero el cambio resulta muy notable en María mucho más cuando la vemos así, prácticamente al natural.

Cuando pisó el plató del programa a su regreso, María vestía el bañador y los shorts que habían llevado durante el concurso, “me han pedido que me los ponga”, explicaba ella, y mostraba a su pareja, Gustavo González, lo amplios que ahora le quedaban. Con la mano podía medir los centímetros en los que se había reducido su abdomen, y, en esa cinturilla, que cuatro semanas atrás se hacía ajustada, ahora cabían varios dedos.

Uno de los primeros homenajes que se pegó nada más llegar fue una tarta. Todavía tenía pendiente celebrar el cumple de su hija mayor y seguro que resarció de la escasez vivida en Honduras con un buen pedacito del dulce manjar.