Las redes sociales son estupendas por el mismo motivo que resultan odiosas: las opiniones del resto. Resulta de lo más rico compartir diferentes puntos de vista pero hay momentos en los que no puedes hacer nada sin ser criticado. Esto bien lo saben los famosos. Una ración de esta doble bendición-malición la ha tenido María José Suárez en plenas vacaciones con su familia en Miami. Los ‘opinadores’ profesionales han tratado de amargarle el descanso pero no lo han conseguido.

Artículo relacionado

Primero fue que Elías, el hijo de la modelo y diseñadora, era muy pequeño para poderse sostener sobre sus dos piernecitas. Suárez vio cómo todos los ‘tacañones’ de la psicomotricidad infantil hacían sonar sus campanas al ver al niño en tal postura. “Pero si tiene 4 meses y medio que hace de pie???????? Y solo le sujetas con una mano?????? Muerta me quedo”, le dice una seguidora, “No le fuerces a ponerse de pie, aún es demasiado inmaduro”, le asegura otro comentario. Pues como estos, a montones. María José, como tantas madres y padres, comparte cada avance de su retoño cargada de ilusión. Imaginamos que no espera que tras una inocente publicación se le echen encima las voces más críticas.

Para la foto siguiente, Suárez se curó en salud. En esta, ella y Elías se daban un bañito en el mar, el primero del niño. “Amigas, llevamos protección total los dos y a Elías sólo lo saco de la sombra para las fotos! Que no cunda el pánico! 💋💋💋”. Menos mal que ella se lo toma con filosofía, porque otra con menos paciencia tendría el dedo de ‘bloquear’ echando FUEGO. Afortunadamente, la mayoría de sus seguidores respaldan a la diseñadora y saben lo duro que tiene que ser dar explicaciones por cada cosa que hace. El oficio de celebridad no es nada de fácil, y mucho menos el de ‘desoyedor’ de opiniones que nadie ha pedido.