Malú y Albert Riveraestán en una nube por una magnífica noticia. Este miércoles 4 de diciembre ha anunciado a través de sus redes sociales que están esperando su primer hijo en común. De esta manera, han confirmado los rumores de embarazo que venían sonando desde hace semanas. Una experiencia intensa que la pareja afronta en el punto más alto de su amor y exultantes de felicidad.

Además del empuje y el paso importante que supone el embarazo de Malú en la consolidación de su relación con Rivera, la sobrina de Paco de Lucía ya ha dado muestras del primer cambio importantísimo que ha venido unida a esta gran noticia. Y no tienen nada que ver con los cambios físicos ni emocionales inherentes a las nuevas circunstancias.

Artículo relacionado

Su famosa cautela parece haberse borrado de su diccionario en esta ocasión. Y es que es una situación extraordinaria que ya ha hecho que se salte esa 'regla de oro' por la que tanto ha luchado. Por primera vez, Malú se deja llevar y se ha mostrado más emocional e íntima que nunca. Y la prueba de ello es esa preciosa instantánea de su mano sosteniendo un chupete y protegida con amoroso cuidado por Rivera. "Ahora sí... 😊 Me emociona muchísimo poder compartir con vosotros este maravilloso regalo que nos ha hecho la vida: ¡Vamos a ser papás! Nos gustaría vivir este deseado embarazo con la mayor tranquilidad para poderlo disfrutar como merece. Una vez más, gana el amor", ha sido el texto con el que ha acompañada la tierna foto.

Artículo relacionado

Además de su enorme talento, uno de los aspectos característicos de Malú es precisamente esa discreción con la que maneja su vida íntima. La artista nunca ha sido muy dada a explicar cuestiones personales y desde que saltó a los medios su relación con Rivera se había blindado especialmente. Durante los meses en los que la sobrina de Paco de Lucía vivía intensamente los primeros pasos de su noviazgo y afrontaba la recuperación de su operación de tobillo, prácticamente se blindó en el mutismo más absoluto.

Sus fans tuvieron que esperar a julio, cuando Albert Rivera pasó una breve estancia en el hospital a causa de una gastroenteritis aguda, para que posara junto a su novio. Todo un acontecimiento que llegó solo unos días después de que 'El programa de AR' pillara a la pareja comprando en unos grandes almacenes a las afueras de Madrid.