Ayer, LECTURAS ofrecía, en exclusiva, toda la información acerca de la inesperada separación de Makoke y Kiko Matamoros, y, horas más tarde, Kiko reaparecía en ‘Sálvame’ mostrándose visiblemente apesadumbrado, mientras que su expareja lo hacía en un evento ecuestre en Sanlúcar, donde veranea con su hijo. Su gesto, era tan triste como el del padre de su hija.

Artículo relacionado

De la mano de su hijo mayor, Javi Tudela, Makoke avanzaba por la playa en la que instantes después tendría lugar la carrera equina. La exchica del Telecupón hacía de tripas corazón e intentaba sonreír, pero su gesto era triste, lo que demuestra que ella tampoco lo está pasando nada bien, aunque fuera quien tomara la decisión de romper esta relación de casi 20 años.

Estoy bien, gracias”, dijo a los reporteros, “la familia está bien. Estoy en Sanlúcar porque tenía muchas ganas de conocer las carreras de caballos”, continuó dando a entender que no era el momento idóneo para hablar de sus problemas matrimoniales.

Mientras, en Madrid, se quedaba Anita, la hija en común de Kiko y Makoke. La joven acaba de cumplir la mayoría de edad y está disfrutando unas largas vacaciones antes de marcharse a Milán a estudiar la carrera de comunicación de moda. El que debería ser el verano más feliz y excitante de su corta vida, se ha tornado en uno de los más amargos. La adolescente no lleva nada de bien la ruptura de sus padres. Kiko lo confirmaba en ‘Sálvame’, donde decía, además, que no es una situación fácil para nadie de la familia.