Dos décadas juntos. Makoke y Kiko Matamoros habían superado crisis, polémicas, dimes y diretes, saliendo incluso más reforzados. Eran una de las parejas más consolidadas del show business y también una de las más rentables. Todo lo que tocaban se convertía en oro. ¿Qué ha podido pasar para esta separación bomba? Tal y como cuenta Lecturas en exclusiva, Kiko y Makoke emprenden caminos separados cuando quedaba muy poco para celebrar su segundo aniversario de boda. Un durísimo golpe para el clan Matamoros...

Artículo relacionado

La primera vez que se vieron Kiko y Makoke fue en el año 1997. Ambos coincidían en la inauguración de un restaurante que había abierto el hermano de la entonces presentadora de televisión. El flechazo fue instantánea aunque todavía tardaron en arrancar su relación. La futura pareja volvió a coincidir en varias ocasiones hasta que, de repente, Kiko se convirtió en el representante de la que sería su mujer.

Makoke entró a formar parte de la cartera de clientes de Matamoros y comenzó a labrarse lo que sería un duradero romance. El representante aprovechó uno de los viajes de negocios para armarse de valor y lanzarse darle un beso. ¡Chispas! ¡Emoción! Todo parecía encarrilarse. Kiko terminaba la relación con su anterior pareja, Marián Flores, y comenzaba una relación que, sí, tardaría años en formalizarse. La esperada boda llegó, aunque, visto lo visto, igual no fue tan buena idea.

Los primeros años juntos fueron mucho más discretos de lo que estamos acostumbrados ahora. Kiko era el hermano de Coto y, de vez en cuando, aparecía en televisión. ¿Quién podía pensar que acabaría eclipsando a su hermano? Con la fama llegaron también las polémicas, una constante en el matrimonio. El enfrentamiento de Makoke con los hijos de Kiko -también del propio Kiko- ha marcado la última época de sus vidas. Una presión tal vez demasiado fuerte como para poder solucionarla.

Amagos de ruptura

No es la primera vez, aunque sí la definitiva, que Kiko y Makoke se separan. La modelo incluso llegó a ponerle las maletas en la puerta a su marido, dispuesta a pasar página y continuar con su vida. Finalmente, consiguieron reconciliarse. Se querían y parecía que lo suyo iba a ser para siempre. Con todo, los rumores y las informaciones continuaron cercando a la pareja, tan mediáticos que siempre permanecían en el ojo del huracán.

Ahora, tras haberse casado en 2016, Kiko y Makoke han decidido poner punto y final a su relación. Si es que así ¿cómo vamos a creer en el amor? ¡Qué difícil nos lo ponen!