Era una intervención que le provocaba un enorme nerviosismo. Lydia Lozano no ocultaba el miedo que le suponía ponerse en manos de los médicos. Tras llevar más de un mes sin sensibilidad en las manos, la colaboradora debía ser operada de urgencia de las cervicales. Una intervención que, por suerte, salía estupendamente. Lozano, acompañada de su marido, ha recibido esta misma mañana el alta hospitalaria.

Artículo relacionado

“Tenía la espalda destrozada y me han preguntado cómo es que he aguantado tanto así. Mis cervicales estaban todas pegadas y me han metido cosas entre cervical y cervical. Me han metido centímetro y medio más”. Lydia Lozano se pronunciaba ayer en ‘Sálvame’ acerca de cómo se encontraba tras haber sido intervenida de urgencia por un problema en las cervicales. La colaboradora reconocía que se encontraba bien pero que el postoperatorio iba a ser complicado.

Esta misma mañana, Lozano, acompañada de su marido, Charlie, recibía el alta y abandonaba el hospital para continuar con su recuperación en casa. Con cuidado para no cargar peso ni hacer movimientos bruscos, Lydia se apoyaba en Charlie para llegar hasta el coche que les esperaba. Todavía queda un tiempo para que esté ya reincorporada a la vida rutinaria pero está claro que la intervención ha sido un éxito.

Lydia Lozano

Lydia Lozano recibe el alta hospitalaria

Gtres

Un postoperatorio complicado

"En la recuperación voy a sentir dolores seguro. Me han dicho que puedo hacer mi vida normal, que camine todos los días media hora, que me mueva y que sobre todo no coja nada de peso", explicaba Lydia a sus compañeros en 'Sálvame'. La intervención ha sido complicada y el postoperatorio también lo va a ser. Por suerte, la fuerza y la enorme vitalidad de la colaboradora hará que, en nada, vuelta a estar en su puesto de trabajo dándolo todo.

Lydia Lozano Charlie
Gtres