Tranquilo, pero con gesto serio y rodeado de una nube de objetivos y flashes, Luis Medina llegaba a los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid este lunes por la mañana para declarar por primera vez sobre el ‘caso de las mascarillas'. La expectación ha sido máxima durante todo el día hasta la decisión del instructor del caso Adolfo Carretero, quien ha aceptado la petición popular de retirar al hijo de Naty Abascal y a su socio, Alberto Luceño, el pasaporte por existir riesgo de fuga. Asimismo, el magistrado ha acusado a ambos empresarios de “ocultar con engaño y ánimo de lucro” los sobreprecios del material sanitario que vendieron al Ayuntamiento de Madrid y en cuya operación se embolsaron hasta seis millones de comisiones en el peor momento de la pandemia. Cabe señalar que Luis Medina también ha reconocido que se acercó al familiar del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, "porque imaginé que me podría dar un contacto en el Ayuntamiento”.

Artículo recomendado

Luis Medina, imputado ahora por un delito de alzamiento de bienes y obligado a pagar 900.000 euros de fianza

Luis Medina, imputado ahora por un delito de alzamiento de bienes y obligado a pagar 900.000 euros de fianza

Tanto Luis Medina como Alberto Luceño están imputados por hasta cuatro delitos que les podrían llevar a prisión: estafa, blanqueo de capitales, falsedad documental y alzamiento de bienes. Su situación legal no es fácil y él lo sabe, de ahí la evidente preocupación que presentaba su rostro oculto bajo unas oscuras gafas de sol a su llegada a los juzgados con la única compañía de su abogado, Carlos Teixidor. A esto habría que añadir que hoy es el último día que el duque de Feria tiene de plazo para pagar la fianza civil de 891.427 euros.

Luis Medina

Luis Medina a su llegada a los Juzgados de Plaza Castilla

GTRES

La acusación de Luis Medina ha sumido a su madre Naty Abascal en una profunda tristeza. Al margen de esto, la exmodelo confía en que su hijo salga indemne de esta historia que ha manchado para siempre su currículum. "Es muy fuerte y lo ha demostrado a lo largo de su vida. Está mal, sufriendo, pero procura que Luis no la vea llorar (...) Lo que no quiere es que toda esta situación tan complicada repercuta en Rafa (su otro hijo), que tiene una vida laboral y familiar estable", ha confesado Paloma Barrientos en 'Vanitatis' tras hablar con el entorno de Naty.