El cine independiente tiene eso, que va por libre. Y sus premios también. La gala -matinal- en la que se entregan sus premios, los Independent Spirit Awards, no los acoge un gran teatro ni tiene alfombra roja. Se entregan el día anterior a los Oscars bajo una carpa instalada en el aparcamiento de la playa de Santa Mónica, en Los Ángeles. El 'photocall' es muy austero y los servicios son portátiles -como los de los macrofestivales de música-, de modo que cualquier fan que pase por allí puede ver a las estrellas haciendo cola para hacer sus necesidades. Porque las estrellas de cine son divinas, sí, pero también son humanas.

Y si los Oscars llevan, por segundo año consecutivo, recibiendo severas críticas por su falta de diversidad en las nominaciones, al no incluir a ningún actor o actriz de color entre ellas, los Spirit Awards le han dado la lección a la Academia: sí ha habido nominados y premiados de color e, incluso, transgénero, como es el caso de Mya Taylor, que obtuvo el Spirit a la mejor actriz de reparto por 'Tangerine'. E Idris Elba, el gran olvidado de los Oscars de este año, recogió el galardón a mejor actor por 'Beast of No Nation'.

 

Artículo recomendado

Matías Prats ha vuelto a la tele tras su afección ocular

Matías Prats ha vuelto a la tele tras su afección ocular

Artículo recomendado

Màxim Huerta ficha por TVE para hacer un programa de viajes

Màxim Huerta ficha por TVE para hacer un programa de viajes

Artículo recomendado

Arantxa Sánchez Vicario: "Mis hermanos me han vetado en el tanatorio"

Arantxa Sánchez Vicario: "Mis hermanos me han vetado en el tanatorio"

Artículo recomendado

Salma Hayek, entre el dolor y la indignación

Salma Hayek, entre el dolor y la indignación