Solo podía ganar uno y lo hizo el Real Madrid, aunque el equipo colchonero vendió cara su derrota. Al final, fueron los blancos los que se hicieron con la copa que les acredita como campeones de Europa, tras un intenso partido, una prórroga y la tanda de penalties. En las gradas, no solo los aficionados vivieron con emoción la final. Las familias de los jugadores que viajaron a Milán tuvieron el corazón en un puño hasta bien pasada la medianoche.

Artículo relacionado

Y como ya viene siendo habitual, los hijos de los jugadores se convierten en los protagonistas de la celebración del triunfo. Sobre el césped y compartiendo la euforia de jugadores, técnicos y aficionados, allí estaban los más pequeños, con sus camisetas blancas, celebrando la undécima. Y entre todos ellos, una 'celebrity' que peina muchas canas, Richard Gere, a quien le hemos descubierto un madridismo desconocido hasta el momento.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado