Como si de una película de misterio se tratase, anoche un sinfín de celebrities desfilaron por la entrada del Palacio de Santoña (en Madrid) ocultando sus rostros tras sofisticadas máscaras que daban un toque de lujo y misterio al baile que la firma Dior había organizado.

Artículo relacionado

Adriana Ugarte acaparó todas las miradas al bajar del coche con un sugerente vestido largo con transparencias, bordados, corsé en encaje negro, sin sujetador y con ropa interior de influencia masculina. Además, su máscara plateada recordaba -unida a su flequillo- a Anastasia Steele, la sensual protagonista de ’50 Sombras de Grey´.

Otra de las protagonistas indiscutibles fue Naty Abascal. La que fuera musa de Valentino se enfundó en un espectacular vestido negro que combinaba terciopelo y transparencias y dio toda una lección de estilo con su espectacular antifaz en tonos dorados que estaba coronado por un enorme penacho que era visible a metros de distancia. Además, como solo ella sabe hacer, combinó su máscara con unos pendientes XL en los mismos tonos, consiguiendo un efecto de lo más elegante y carnavalesco.

El bando masculino también contó con unos selectos representantes entre los que estaba Quim Gutiérrez que posó sin máscara en la que ha sido su primera aparición tras la reciente operación de nariz a la que se sometió por motivos de salud. Pelayo Díaz, con esmoquin y antifaz de encaje fue uno de los más elegantes de la velada y, el punto divertido corrió a cargo de Martín Rivas. El actor gallego acudió a la fiesta con una bolsa de papel con dos agujeros para los ojos en la que había escrito a mano “xeitoso e periférico”.