No falta nada para que Laura Matamoros dé la bienvenida a su segundo hijo. La ‘influencer’ sale de cuentas dentro de un mes. Será entonces cuando cumpla su sueño de darle un hermanito a Matías y el de ampliar la familia que ha formado junto a Benji Aparicio. Este bebé va a llegar en un momento de éxito en lo laboral y en lo personal. A la ‘influencer’ no le falta el trabajo y se acaba de mudar a una casa espectacular. Así que la llegada del nuevo miembro de la familia va a poner la guinda a un año que no puede acabar de la mejor forma. No es de extrañar que Laura esté deseando verle la carita. Y no solo por la ilusión… ¡También porque ya está un poco desesperada con el embarazo!

Artículo recomendado

Laura Matamoros enseña el rincón lleno de recuerdos de su nueva casa en Aravaca

Laura Matamoros enseña el rincón lleno de recuerdos de su nueva casa en Aravaca

Hay veces en las que la recta final de un embarazo no es nada fácil.Los cambios físicos son más que notables y Laura Matamoros ya está perdiendo la paciencia. La hija de Kiko Matamoros lleva muchos días mostrando cómo sus manos ya están muy hinchadas. Y hoy ha ido más allá porque cuando sus seguidores le han preguntado que qué tal sus manos, ha asegurado que ya tiene otras molestias más allá de esa. “Hoy tengo las manos mejor que ayer, menos hinchadas. Pero bueno, si no se me hinchan las manos, se me hincha la cara, los labios los tengo peor. Eso es así.. Me queda un mes…”, ha comentado resignada.

Laura Matamoros

Laura Matamoros muestra sus manos hinchadas por el embarazo.

Instagram @_lmflores

Fruto de la poca paciencia que le queda durante este embarazo, Laura Matamoros ha pedido que “por Dios, que pase rápido, no puedo más”. Pero mientras llega uno de los momentos más felices de su vida, la ‘influencer’ está disfrutando de esta etapa, de su nueva casa y cómo no, de su pequeño Matías. Además, ahora se ha convertido en la mejor cuidadora de su hermano Diego Matamoros durante el contratiempo por el que él está pasando.