Andrea Janeiro Esteban no tendrá queja. Este año está viviendo unas vacaciones de auténtico lujo. Lujo y disfrute. La que cumplió la mayoría de edad el 20 de julio no ha parado desde entonces. Malta en compañía de amigos, unos días con su novio, ahora descanso en la playa con la familia y su mejor amigo… Andrea, en la próxima vida nos pedimos ser tú de ‘vacas’.

Artículo relacionado

Isma no solo tiene amistad con la hija de Belén, sino también con la ‘pequeña del alma de Terelu’, Alejandra Rubio. Además, es íntimo de Aless Gibaja o de Oriana Marzoli. Ahora está pasando unos días en la costa levantina con la familia Esteban, que le tiene más que integrado en sus rutinas diarias: tomar el sol, bañitos en la piscina, visitas al paseo marítimo, acompañar a la abuela al baile, y salir de fiesta hasta las mil.

Andrea, como cualquier adolescente que acaba de cumplir la mayoría de edad, no se está dejando discoteca ni terraza por ‘catar’. Anoche tocó una de las más famosas de toda la ciudad, conocida por llevar a rostros de la parrilla de Telecicno, tronistas, pretendientes o concursantes de realities. Ayer estuvo Suso.

La fiesta arrancó para Andrea e Isma de la manera más dulce: con unas cuantas chucherías. El azúcar nunca está de más. Después, despedir al sol desde la playa, contemplar la puesta al lado de tus amigos es una sensación maravillosa. Y cuando llega la noche, empieza lo bueno.

Primero Andrea se marcó unos bailecitos con su abuela en un restaurante que se caracteriza por ofrecer cenas y, tras haber alimentado el cuerpo, poner a todos los comensales a menearlo con la música en directo. Si hace dos días veíamos a Belén y su madre mover el bullarengue a ritmo del Despacito, ahora es Andrea quien saca a bailar a doña Carmen. Aunque tampoco es que necesite de nadie para ser toda una Dancing Queen... ella se basta y se sobra para ser la reina de la pista.

Y tras la visita a este lugar tachado de “emblemático” por todo aquel que conoce la zona, paso a la FIESTA en mayúsculas. Unas copitas en el paseo, y, tras eso, directos a la discoteca. Los dos jóvenes no estuvieron solos, sino que les acompañaron Belén y Miguel. Bailes, exaltación de la amistad y corear cada canción de electrolatino que pinchaba el DJ. Salir, beber, el rollo de siempre, que no cantaba Juan Magán precisamente…