Mutismo absoluto. Si alguien esperaba que las familias de María José Campanario y Jesús Janeiro se pronunciaran al respecto de las últimas declaraciones de Belén Esteban, no podía estar más equivocado. Y es que la familia de la odontóloga prefiere no seguir echando leña a un fuego al que le queda mucho para apagarse todavía.

Artículo relacionado

Un reportero de 'El programa de Ana Rosa' ha intentado hablar con los padres de María José y también con su familia política pero ninguno de ellos ha querido pronunciarse sobre el que es el tema del momento. El pasado fin de semana en 'Sábado Deluxe', Belén Esteban reveló que Campanario le había hecho una llamada a principios de agosto de lo más extraña. La mujer de Jesulín estaba ingresada en la clínica 'El Seranil' y telefoneó a Belén para pedirle que se vieran a solas y sin que nadie se enterase.

Además, la colaboradora de 'Sálvame' apuntó que su 'enemiga' había estado muy amable con ella, que le había dicho que es "una reina" y había alabado su labor como madre. Ante esta extraña conducta, Belén decidió llamar al padre de su hija pero este optó por colgarle el teléfono. Respuesta que Belén no se tomó nada bien y que, según ella misma dijo, le ayudó a tomar la decisión de contar lo que había ocurrido en el programa.

Muchos han visto en esta revelación un mal gesto de Belén pero ella se defiende de todas las acusaciones alegando que muchas otras personas han hablado de María José a pesar de que estaba enferma. No obstante, la familia de la odontóloga no se encuentra en este grupo ya que no han querido revelar ninguna información ni hacer ningún tipo de declaración al respecto.