La noche ha empezado complicada para Chelo García Cortés y María Patiño. Las colaboradoras han sido hoy las encargadas de preparar la cena para sus compañeros en 'La última cena', y han sufrido algún que otro contratiempo. El primero de ellos ha tenido que ver con la máquina con la que tenían que elaborar la pasta que iban a servir en uno de los platos. Chelo se encontraba trabajando con esta máquina pero tal y como han dicho los chefs, “es un poco torpe” y María no ha dudado en echarle una mano para ayudarla. Pero en el momento en el que se ha puesto a utilizar el aparato de la cocina, Jorge Javier Vázquez le ha llamado la atención… ¡Por su extraña postura a la hora de utilizarla!

Artículo relacionado

Con el brazo sobre la máquina y con la cabeza apoyada en su brazo para hacer fuerza, María se ha concentrado en su labor. Pero al verla de esta guisa, el presentador le ha dicho que “no nos gustaría que la pasta supiera a sobaco”. En ese momento Patiño ha decidido retirarse de su labor y dejar de nuevo a su compañera Chelo García Cortés con lo que estaba haciendo. De esta forma Jorge Javier se ha mostrado mucho más tranquilo al ver que su compañera dejaba de cocinar de esta forma un tanto peculiar.

Jorge Javier Vázquez y María Patiño

Este ha sido solo el primero de los contratiempos a los que María y Chelo se han enfrentado durante la noche. María se ha quemado y las amigas y colaboradoras han tenido que cocinar un pulpo con el que han tenido un poco de lucha para manejarlo. Y de las dos, la que más ha destacado ha sido la presentadora de ‘Socialité’, que según Sergi Arola y Begoña, los chefs del programa, trabaja de forma mucho más espabilada que su compañera.