Kiko Rivera ha vuelto a la actualidad ya más recuperado tras la pérdida de su abuela, doña Ana. El hijo de Isabel Pantoja se mostraba hoy contento por las buenas noticias profesionales y más tranquilo en el aspecto personal. Todo lo vivido en los últimos días ha sido demasiado para él, llegando incluso a tener que cogerse un tiempo de descanso para asumirlo. A la muerte de su abuela se unía el reencuentro con su madre y también la polémica con su prima Anabel Pantoja y su boda en Canarias. Kiko no ha querido referirse expresamente a Anabel pero sí le ha dejado un recado que evidencia cómo está su relación.

Artículo relacionado

“A la que extraño es a mi abuela”. Kiko Rivera se ha mostrado tajante cuando se le ha preguntado por las ausencias en un día tan especial como este. El DJ acudía a la presentación de los premios Radiolé, en los que recibirá un galardón, y no podía ocultar su felicidad. Un reconocimiento profesional que Rivera lamenta no poder compartir con una de las personas más importantes de su vida. “Mi abuela me está dando fuerza, buenas energía desde el cielo”.

También tenía palabras de admiración hacia su madre, Isabel Pantoja, y deseaba que la cantante fuese galardonada en las próximas ediciones de los premios. Eso sí, a quién ha preferido ni nombrar ha sido a su prima Anabel Pantoja. La boda de la sobrina de la tonadillera ha dinamitado todo tipo de relación entre los primos. Han sido muchas la traiciones que ha podido observar Kiko Rivera y ya no va a callarse más.

Artículo relacionado

Una de sus peores semanas

Kiko Rivera decidía no acudir a la boda de Anabel Pantoja tras haberse reencontrado con su madre, Isabel Pantoja. El fallecimiento de su abuela hacía que a Kiko se le removiesen muchísimos sentimientos y necesite volver a abrazar a su madre. Desde entonces, las cosas en el seno de Cantora comienzan a encontrar su camino. Madre e hijo se emplazaron a reencontrarse en breve para mantener esa conversación que hace tanto que tienen pendientes. Posiblemente, sea algo que ocurra en los próximos días.