Después de pasar veinte días ingresado en el hospital y perder catorce kilos, Kiko Matamoros por fin puede ir retomando su vida normal. Tras haber recibido el alta hospitalaria el pasado sábado por la tarde, el colaborador no ha querido perder más tiempo y no ha dudado en llevar a cabo un plan muy especial. Junto a su novia Marta López Álamo… ¡Se ha ido de viaje!

Artículo relacionado

Después de estar dos días en su casa la pareja ha puesto rumbo a un destino desconocido para disfrutar de lo que todavía queda de vacaciones. Así se puede comprobar a través de las publicaciones que Marta está haciendo vía Instagram. En la entrevista que Kiko concedió hace unos días en exclusiva a nuestra revista confesó que una de las cosas que más rabia le daba de tener que estar en el hospital era perderse sus vacaciones. Algo que por fin ha podido solucionar.

Marta López Álamo

Ni Kiko Matamoros ni Marta López Álamo han dado pistas del lugar al que han viajado. En las últimas horas sí que se puede ver cómo la modelo ha compartido en su perfil de Instagram unas imágenes en las que muestra que están en un hotel al que no le falta detalle. Marta se ha mostrado de lo más feliz y no ha dudado en ponerse su bikini para disfrutar de estos días de descanso. Además ha compartido con sus seguidores su rutina de ejercicio, explicando que a ella le gusta mantenerse activa incluso en vacaciones. Pero en las imágenes no hay ni rastro del colaborador ni del lugar elegido para pasar estos días que tanto deseaban.

Tal y como contó ayer Isabel Rábago en 'Ya es mediodía' el lugar al que ha viajado la pareja está fuera de nuestro país. “Kiko salió anoche de España”, afirmó. Eso sí, pese a que ha puesto rumbo a un destino de fuera del país, el colaborador no está descuidando su estado de salud. Según Rábago “Kiko está en contacto con la embajada de España en el país en el que se encuentra”. Algo a lo que hay que sumar que “también tiene contacto y fichado el mejor hospital de la ciudad en la que se encuentra”. De esta forma la periodista ha dejado claro que el padre de Laura Matamoros está pendiente de su bienestar pese a los kilómetros que le separan de Madrid.