Ha sido un duro trance en el que han encontrado apoyo mutuo. Anita Matamoros y Marta López, hija y novia, respectivamente, de Kiko Matamoros, eran las dos personas que arropaban al colaborador a su llegada al centro hospitalario donde debe ser intervenido de urgencia esta misma tarde. Matamoros, tal y como contó en exclusiva para ‘Lecturas’, debe extirparse una serie de tumores que le han sido detectados en la vejiga.

Artículo relacionado

Nervioso aunque no demasiado preocupado llegaba Kiko Matamoros al centro hospitalario en el que va a ser operado de urgencia. El colaborador de ‘Sálvame’ reconocía que se encontraba algo inquieto pero tampoco mucho. Desde que supo que tenía que ponerse en manos de los médicos, se ha mentalizado para el proceso al que podría enfrentarse.

A su lado, su hija Anita y su novia, Marta. Las jóvenes no podía ocultar la cara de preocupación mientras el colaborador atendía a los medios y se adentraba a las instalaciones del hospital. Anita, de hecho, se lanzaba al cuello de su padre para darle un efusivo abrazo. Tal y como narró Kiko en su entrevista para este medio, su hija se había emocionado mucho al conocer la situación de su padre.

La enfermedad de Kiko ha hecho que dos de las personas más importantes de su vida se muestren más cercanas que nunca. La imagen de Anita y Marta esperando a las puertas del hospital resulta de lo más reveladora acerca del duro momento por el que atraviesan. “Espero que salga todo bien”, deseaba el colaborador antes de ingresar. Seguro que, con el apoyo de su hija y su pareja, todo va a la perfección.