Kiko Matamoros ha dejado patente en numerosas ocasiones que es un hombre coqueto al que le gusta cuidar su aspecto. Lleva unas rutinas de alimentación y deporte saludables, y también cuida cada detalle de su estilismo, casual sin abandonar la elegancia. Asimismo, ha recurrido a la cirugía estética cuando lo ha considerado y ha mostrado sus resultados con naturalidad. El colaborador televisivo ha decidido volver a ponerse en manos de expertos en cuidado estético, tal como ha contado en directo.

Artículo relacionado

Chocolatina en mano, saboreándola con deleite, Kiko Matamoros arrancaba la emisión de 'Sálvame' haciendo un sorprendente anuncio: vuelve a retocarse. "Mañana jueves me quito esta 'chicha", confesaba complacido y señalándose el abdomen. Sus compañeros intentaban indagar a qué se debía su decisión, y con gestos les expresaba que se sentirá más a gusto con su imagen recurriendo a una cirugía tan sencilla y efectiva.

"Como mañana me opero aprovecho hoy para comer lo que quiera, que después ya no podré", admitía divertido, aprovechando para lanzarle una 'pullita' a su compañera Anabel Pantoja, quien lleva un balón gástrico, pero mantiene una relación complicada con la comida debido a la ansiedad.

Artículo relacionado

Esta no es la primera vez que Kiko Matamoros se opera para someterse a un cambio físico. Desde una otoplastia (cirugía de las orejas) o una blefaroplastia (eliminación de las bolsas de las ojeras), quizás el lifting que se hizo en 2015 ha sido la transformación más espectacular a la que se ha sometido el tertuliano.

El colaborador de 'Sálvame' se ha convertido en protagonista colateral de este miércoles debido a la controvertida entrevista exclusiva que ha dado Estela Grande en Lecturas. La mujer de Diego Matamoros ha roto su silencio para contar los detalles más dolorosos de su separación y ha lanzado duros reproches hacia su suegro, quien la ha atacado sin descanso durante su encierro en Guadalix.

Kiko Matamoros