La actitud de Julio Ruz en su reaparición tras la expulsión disciplinaria fue, al menos, correcta. Pidió perdón y no buscó justificaciones ni extraños argumentos para defender lo indefendible. Con algo tan sencillo nos conformamos viendo el percal que hay por delante. El empresario tan solo agradeció el gesto a los que le habían apoyado y agachó la cabeza. Uno de los que siempre ha estado a su lado -puede que sea el único que le queda- es Alejandro, su defensor. A él le ha dedicado unas emotivas palabras…

Artículo relacionado

La tarea de los defensores en plató no siempre es sencilla. Muy bien mientras el concursante pasa por sus momentos de gloria y acapara los aplausos del público, pero esto dura más bien poco. Los tragos que tienen que pasar mientras justifican -o lo intentan- a sus amigos y familiares no está suficientemente reconocido. Sobre todo, en casos como el de Julio Ruz. Con la expulsión disciplinaria por parte de la organización, poco más hay que añadir.

Ruz ha querido agradecer en público la labor que ha realizado Alejandro, su defensor en plató. “Gracias a mi guapo oficial, a mi defensor incansable y sobre todo, ¡a mi amigo!”, escribe el exconcursante en su perfil de instagram. “¡Gracias! Te debo tanto, Alejandro Corzo. ¡Te quiero amigo!”. Una sentidas palabras que el propio defensor también ha querido devolverle. Tras haber sido apartado del concurso, son pocos los que quieren acercarse a Ruz, al menos en su faceta televisiva.